Filosofía de vida 4

Disfrute de nuestras publicaciones

Filosofía de vida 4

Dic 6, 2021 | Filosofía

Filosofía de vida (parte 4)

Y ahora, después de haberos intentado explicar, lo que para mí siempre ha poseído nuestra “madre tierra”  para que fuera en beneficio de toda la humanidad, ya que toda ella era una grandísima y enorme  “despensa” que contenía todos los alimentos que necesitábamos para vivir. Pero no solamente era una despensa, sino que también era una grandísima “farmacia”,   que nos iba a proporcionar a través de sus plantas, cuando llegara la necesidad de ellas, los medios necesarios para que nos pudiéramos curar a nosotros mismos de todas las enfermedades que nos pudieran surgir a lo largo de nuestra vida. Y por eso mismo, como todo ello era en beneficio de todos los animales, pero de los seres humanos fundamentalmente, era necesario que nosotros utilizáramos todos los recursos que se nos habían concedido, vemos como continuamente tiene que mantenerse el movimiento continuo de toda la Creación. Por eso el ser humano, después de muchísimos años en los que nada más se preocupaba de proveerse de lo que le era necesario, que lo encontraría,  o bien en la despensa o en la farmacia que lo necesitaba para su vida diaria. Y poco a poco, como os he dicho anteriormente, va descubriendo que tiene un cerebro, que si lo desarrolla en beneficio de sí mismo, todo le irá mucho mejor, pero no solamente a él, sino a todos los seres vivos que también viven en la tierra. Y de esta manera se va haciendo cargo, de toda la vida que existe a su alrededor y que él, que tiene una capacidad espiritual que está reflejada en el cerebro, basándose en él, tiene que organizar su vida de forma, que participen en ella todos los seres que habiten en la Tierra, para lo cual cada uno tiene que ocupar su papel correspondiente, en el sistema de vida que se empieza a desarrollar en la Tierra, para que todos ellos participen de manera continua y ordenada. Y de esa forma empieza a aparecer una vida nueva, que tiene su punto álgido en lo que he dicho antes, que es la civilización Griega, que es a la vez continuada por la civilización Romana, que a su vez continúa en la civilización Cristiana, que uniendo muchas de las cosas antiguas, con las nuevas que aportó ella, fue extendiéndose por la mayor parte de la Tierra. En la cual, ya no solamente se preocupan de la alimentación y alguna otra cosa que era primordial para su vida. Sino que aparecen otros asuntos como la familia, lo social, la política, o sea todo lo relacionado con la vida diaria de los seres humanos que conviven en comunidad, entre los que destaca fundamentalmente la formación y la educación personal, pues todo ello es necesario para la convivencia, que es lo que produce la vida familiar, social y profesional de todos nosotros. Y lo mismo que hemos comprobado, la diferencia existente entre la alimentación de antes y la que se está promoviendo en la actualidad, quiero relatar la diferencia de la vida antigua, con la vida actual de todo tipo.

Pues he nacido en el final de la civilización antigua y empiezo a desarrollarme, con lo que quiere ser la nueva civilización, para acabar muriendo, si Dios quiere, en los tiempos modernos. Y llego a conocer por tanto, una gran parte de la alimentación romana, con todo su desarrollo, para llegar por ejemplo a la siembra, siega, trilla y almacenamiento del trigo en el granero, la noria para sacar agua del pozo, el molino de aceite, la bodega de vino pisando las uvas, la tienda de ropa y alimentos como todas las antiguas. Además de las relaciones humanas, familia, trabajo, relación personal que eran todas como antiguamente, con los cambios que había introducido poco a poco el cristianismo. Y comienzo mi relato diciéndoos que nazco en Villa del Prado (Madrid) el año 1942 y mi vida se desarrolla totalmente normal, hasta que existe un hecho que me llamó mucho la atención y como veréis lo sigo teniendo presente hasta el día de hoy, es que cuando tenía más o menos doce años, fui testigo de la llegada de la primera trilladora al pueblo, que durante muchos años será la única. Y como consecuencia de ello, una gran parte del pueblo se acercó para verla, incluidos, tanto chicos jóvenes como personas mayores y la rodeaban sin dejar de mirarla y contemplarla una y otra vez. Y lo que más me sorprendió fundamentalmente, era la expresión de sus ojos, al mirarla fijamente y sin poder dejar de observarla, pues sus ojos pasaban de la sorpresa al estupor y algunas veces hasta el miedo que les infundía esa enorme máquina y no paraban de mirarla con muchísima atención, pues parecía que tenía algo que les atraía hacia ella. Y lo que me impresiona todavía, es que esa generación de tanto los jóvenes como los mayores, eran el final de una serie de generaciones anteriores, que con sus propias y únicas manos y con la ayuda de mulas y bueyes, habían trabajado la tierra hasta hacerla tan fecunda, que hoy todavía se vive en el pueblo, de mucho de lo que se realizó en aquella época. Y esto no es que lo diga yo, sino que lo dicen la gran mayoría de los que todavía tienen la suerte de vivir de aquella época y hasta algunos de los jóvenes actuales. Pues la calidad de los productos agrícolas de aquellos tiempos eran inmejorables, como así era reconocida fundamentalmente en Madrid y algún otro sitio. Pues Villa del Prado muchos años antes de que apareciera la trilladora, como máquina representante del nuevo sistema agrícola, era llamada “la huerta de Madrid”, teniendo además una excelente calidad tanto en el vino como en el aceite, que era el orgullo de Madrid (capital de España), que por algo sería. Y comento todo esto, porque lo que aquel día sucedió cuando apareció la trilladora, que dejo a todos los que la miraban con la boca abierta, hoy en día los pocos que quedan de aquellos, no dejan de decir una y otra vez, que les habían engañado, pues creían que con esa máquina que tanto les emocionó, todo el trabajo del campo iba a mejorar en calidad y en cantidad, pues pensaban que iba a ser como si hubieran aumentado los brazos de los trabajadores que iban a trabajar cada día. Lo cual no es cierto, pues cada vez se trabaja menos y como consecuencia de ello, la calidad de los resultados normalmente no se pueden comparar con los de antes.

Y de esta forma de vivir antigua, que es cómo vivían todas las personas, se podría decir, que sucedía lo mismo que con el membrillo (carne de membrillo) áspero y duro en el trato diario, pero siempre existen algunos momentos, donde al estallar por la fragilidad de la piel o por la madurez de la relación, se extendía un olor agradable por todo el contorno familiar, que a veces sorprende hasta a la misma familia, pero todo esto sucede, porque aunque se mantenga dura y áspera en su interior, siempre está dispuesta a estallar cuando llega el momento oportuno, por el calor humano de la madurez colectiva de la familia. Que no es otra cosa que la vida en común, primero en familia, después de vecindad y al final de todo el pueblo, que de una manera más o menos exacta, se puede decir y hasta llegar a afirmar que con todas las personas que vivían en el pueblo, se podría decir que formaban una gran familia, que aunque con distintos estados y situaciones entre todos ellos, se conocían y estaban pendientes todos de todos, para bien o para mal.

Y una cosa muy significativa, que explica mejor que todas las palabras que yo pueda  utilizar, con la mejor intención, de cómo se vivía en aquellos tiempos en los pueblos españoles, es que la puerta  de la casa no se cerraba nunca y los vecinos podían entrar en ellas y en las de los otros vecinos siempre que quisieran hacerlo. Y es por eso por lo que se podía decir, que no eran casas familiares sino vecinales. Y yo he visto algunas veces, que cuando una persona se ponía enferma, toda la calle y alguna calle más, le visitaban llevándole todo lo que sabían que podía apetecerle, o sencillamente para hablar con él, lo cual era una terapia de cura de la enfermedad, para si era posible, llegar a recuperar la salud, cosa que no era solamente buena para el enfermo, sino también para el visitante, pues todos ellos de esa manera, tanto el uno como los otros, se ejercitaban practicando unos ejercicios morales, que eran excelentes para la salud de todos ellos. Y no voy a citar muchas otras cosas más de este tipo, porque por motivo de mis estudios, pasaba muy poco tiempo en el pueblo, pero con las que he visto me basta para saber cómo se vivía en los pueblos españoles en aquella época.

Pero a partir de los años 60 y 70, por medio del cine, la televisión, todos los medios de comunicación y algunos viajes que poco a poco se iban haciendo, se fueron abriendo a las nuevas tendencias y todos ellos se sentían aparentemente más alegres, porque la vida parecía que era más divertida y chocaba mucho con la forma de vivir y pensar de los años anteriores, pero todos pensaban que salían ganando y por supuesto que yo me encontraba en la misma situación que todos ellos, aunque yo no vivía allí sino que lo hacía en Madrid y por tanto toda la extensión de mi vida hacia el exterior, fue mucho mayor que la de los del pueblo, pero sobre todo unos años antes. Y todo ello me duró unos pocos años, pues llegó un momento en que me di cuenta del tremendo error en el que habíamos caído todos nosotros. Al comprobar en la realidad diaria,  que con el envoltorio falso de la alegría y alguna cierta libertad, nos estaban tapando una cantidad de dramas de todo tipo tanto personales, familiares, empresariales y por otro lado familias y amistades rotas, por el dinero, el juego, la bebida y la droga que los españoles no habíamos conocido nunca, que lo primero que conocimos sobre la droga fue por las películas, pero eso sucedía en Estados Unidos y como estaba muy lejos, creíamos  que nunca  iba a llegar aquí, lo que sucedía allí. Y como los españoles seguíamos pensando que todo ello estaba muy lejos y que nunca iba a llegar, no hicimos nada por contenerlo, pero llegó con una fuerza tan inusitada que no fue posible pararlo, que si somos sinceros, tenemos que reconocer que no solamente no se paró su entrada, sino que se le abrieron las puertas de par en par, para que entrara todo lo que venía del exterior. Total que al cabo de unos poco años, vimos los efectos que habían producido, que no voy a perder ni un minuto en describirlos, pues están totalmente visibles, para que lo pueda ver todo el que quiera verlo. Solamente voy a comentar como efecto real de todo lo que sucedió en España en unos pocos años, es que en esa España que está compuesta por una cantidad enorme de pueblos, en la que todos los vecinos eran conocidos y en muchos casos casi familiares, por el aprecio e interés que se tenían entre ellos. Es que, en esos pueblos que todos sus habitantes tenían comunicación directa, personal y casi diaria, pues se vivía con las puertas abiertas a todas las horas del día y en algunas hasta por la noche, ahora todas las puertas están cerradas continuamente y a las personas del pueblo apenas se las ve, a no ser por motivos concretos que tenga que salir por alguna compra o algo parecido.

Y si a esto hemos llegado con algunas películas, televisión y medios de comunicación, que apenas se leían y veían hace unos años, cuyos temas hacían referencia a violencia, crimen, sexo, odio, pero sobre todo mucha ambición por todo tipo de cosas materiales, pero que eran muy suavecitas con respecto a las actuales, ¿Qué pasará cuando acaben de penetrar en nuestras mentes, todo lo que desde hace unos años nos han preparado y siguen preparando cada día, para que sean nuestro alimento diario, tanto físico como mental? Pues si todo esto ha sucedido en 50 años, pensad, aunque os cueste trabajo hacerlo, por las muchas preocupaciones y ocupaciones que tenéis cada día, ¿Qué es lo que vendrá a partir del 2030 si no hay nada ni nadie que se lo impida?, ya que dicen que van a cambiar todo, para que todo sea distinto a lo anterior. Y esto lo han decidido unas cuantas personas, que dicen que tienen mucho dinero, como si esto fuera algún motivo o razón, que les diera derecho a poder hacer lo que quisieran con todos los seres humanos que habitamos la Tierra, que somos exactamente igual que ellos, pues tenemos los mismos derechos y ellos que son demócratas, que están todos los días predicando, lo excelente que es la democracia para ejercitarla en comunidad, quieren hacer lo que quieran, cuando quieran y como lo quieran hacer, o sea, todo ello a su propia conveniencia. Pero creo que existen en el mundo bastantes más personas, que como yo, estamos pensando que se han precipitado un poco en su afán y ansia de empezar a hacer cuanto antes lo que quieren, porque aunque lo llevan intentándolo desde hace muchísimos años, nunca lo habían hecho con tanta fuerza como ahora, pues en los últimos años ya lo hacen totalmente a las claras, para que sepan y vean todas las personas lo que están haciendo, porque creen que puede resultar interesante para ellos, el que todos nosotros tengamos asumido, lo que ellos pretenden hacer “por nuestro bien” y todo ello sin haber tenido en cuenta, a la enorme mayoría de los seres humanos. Pues si ellos quieren  hacer una cosa bien y que la responsabilidad del abuso desmedido, al que quieren someter a la humanidad no caiga solo sobre ellos, habría que hacer unas votaciones a nivel mundial, o sea que serían unos seis o siete mil millones de seres humanos, que tendrían que tener decisión propia para decidirlo. ¿Si sería conveniente, que las empresas de las que ellos son dueños y señores absolutos, tuvieran el control de todo lo que a partir, por ejemplo, del año 2030 fuera consumido  de manera general por todos los seres humanos del mundo entero?. Con lo cual, las super-empresas que ellos controlarían, tendrían un poder total sobre toda la humanidad a la vez que unos inmensos beneficios, a costa de todos los consumidores que tendrían que utilizar sus servicios, porque no existirían otros, pues ellos conocen perfectamente, que métodos empresariales tendrían que utilizar para conseguir sus objetivos, claro que siempre tendrían que existir algunas empresas medianas y pequeñas, que les servirían a las super-grandes para poder hacer los repartos y cualquier otro servicio que completaran el recorrido necesario que tendrán que realizar, para hacer posible que los productos de todo tipo que necesitemos para vivir, lleguen hasta nosotros para cubrir nuestras diarias necesidades. Pero lo más grave no sería el enorme capital del que se beneficiarían dichas empresas, sino que como la “madre tierra”, que está muy deteriorada por la enormidad de productos químicos, que se han arrojado sobre ella durante estos últimos años y los que se seguirán utilizando, por todas esas razones que todos conocemos, la tierra al dejar de ser fecunda, estará cada vez más abandonada, pues será cada vez más difícil poder trabajarla para poder sacarla algún beneficio y por esa razón el abandono cada vez será mayor. Ya que ellos también conocen perfectamente, que hacer para conseguir que los trabajadores del campo lo abandonen, que algún día si fuera necesario, lo detallaremos para que lo vean  hasta  los ciegos. Total que esas super-empresas no tendrían más remedio que aumentar su producción, para poder resolver nuestros problemas alimenticios y de toda índole, ya que nosotros por nuestra propia cuenta, no seríamos capaces de resolverlos. Como ya he dicho por la incapacidad de la tierra, al perder la fecundidad que poseía en sí misma, para producir la vida de todos los seres vivos que vivían en su superficie.

Total, que ellos nos producirían todos los objetos y servicios necesarios que necesitaremos para vivir. ¿Y todo ello por qué? Pues porque si no dan otras razones, sencillamente “es porque tienen más dinero que nosotros” y con las gracias que nos van a conceder a nosotros, según vaya pasando el tiempo tendrá muchísimo más dinero, gracias a los favores que nos hacen a todos nosotros día tras día. Y no olvidemos que todo esto lo llevan haciendo desde hace muchísimo tiempo, pues algunos de ellos son los mismos que iniciaron la revolución industrial, que fue como empezaron aparecer en la tierra todos los grandes adelantos industriales que hasta entonces no se conocían, pero que ahora  que los conocemos y los disfrutamos, vemos perfectamente la cruda realidad y no es que la revolución industrial sea mala en sí misma, sino que lo que es malo por sí mismo, es la enorme ambición que en general les domina a todos ellos, que debe ser quizá porque están faltos de otras cosas, que también son necesarias, para que puedan vivir todos los seres humanos, pero que por su forma de actuar, ellos las desconocen y por desgracia para ellos, tampoco tienen ningún interés en conocer. Y es por eso mismo, para entretenerse y a la vez poseer cada vez más dinero, que les permita dominar a las personas, que desde hace años están dispuestos a destrozar y romper todo lo que existía y hacerlo de nuevo otra vez, pero distinto.. Buscando siempre conseguir salir triunfadores, con todos los cambios que se produzcan en el mundo, de manera que además, podamos ver y comprobar, todos los consumidores, el bien que nos hacen todos los días, cuando seamos conscientes, por desgracia para nosotros, que la Tierra (nuestra madre)  no nos puede proporcionar los alimentos que necesitamos todos los días para poder sobrevivir, pero ellos con sus esfuerzos y sacrificios nos los van a proporcionar, para que de esa manera les demos las gracias por los servicios prestados. Y no os extrañéis de lo que acabáis de leer, pues como algunos ya saben, para conseguirlo tienen a su disposición todos los medios publicitarios que necesiten y todo el dinero del mundo en grandísimas cantidades, para utilizarlo con la intención de convencernos, que a pesar de todas las cosas malas y negativas que hemos hecho a lo largo del tiempo, como ha sido haber destrozado toda la fecundidad de la tierra, gracias a la cual nos alimentábamos los seres humanos y ahora, solo ellos nos pueden ayudar a conseguir nuevos sistemas de alimentación, para que nos sirvan para vivir en mejores condiciones de las que teníamos anteriormente.

Y para que vean claramente lo que les intento explicar, de una forma más o menos curiosa, les diré: os acordáis perfectamente de la historia de los plásticos, que de vez en cuando, en los últimos tiempos la sacan a relucir los diversos medios de comunicación, para convencernos de lo malos y egoístas que somos, pues hemos sido todos los habitantes de la tierra los que hemos ensuciado todo el planeta (Tierra). Y para que seamos conscientes de que hemos sido nosotros, quienes lo hemos hecho, nos han sometido a un bombardeo publicitario durante unos años, porque hemos envenenado la Tierra, entre otras cosas, lo que nos va a impedir poder vivir en la tierra con normalidad, porque lo que hemos hecho, no nos va a permitir disfrutar de la fecundidad de la tierra en sí misma. Y yo me pregunto: ¿Quién ha proporcionado las bolsas de plástico a las personas, para que al dejar de utilizarlas, las tiren al lugar más cerca de donde estén en ese momento?. En mi modesta opinión creo que han sido “ellos”, entre otras cosas porque son sus superempresas, las que las han fabricado para que las usemos, porque si las bolsas de plástico, no se hubieran confeccionado para ser utilizadas por nosotros, al no tenerlas no las utilizaríamos. Y ahora resulta que según dice la ciencia perversa y egoísta, que siempre opina a favor de los mismos, que las bolsas de plástico, que consumimos normalmente todos los mortales, para después arrojarlas por toda la superficie de la tierra, tardarán 450 años en deshacerse, con el consiguiente perjuicio que han proporcionado en toda la Tierra, para que podamos mantener un desarrollo de vida normal, incluidos todos los seres vivos que vivimos en ella, porque esa cantidad de millones de bolsas de plástico se lo van a impedir y esto es lo que dicen ahora los científicos (¿sabéis que todo animal que coma un trozo de plástico se muere?). O sea que protestan cuando el daño ya está hecho, cosa que me parece “fenomenal” por parte de la ciencia y de todos aquellos que mantienen a esa ciencia, para que cumplan con lo que se les manda. Pero no sería mejor para resolverlo, que en vez de echar la culpa a los pobres consumidores, que de alguna forma tienen que llevar los productos que compran, que buscaran una solución que fuera capaz de resolver el problema, pero teniendo en cuenta que siempre será más fácil, que se pongan de acuerdo los pocos que fabriquen las bolsas, que los millones de personas del mundo entero que las utilizamos. ¿No será que unos crean el problema, con la intención de que los que lo sufran, tengan también la culpa de que exista el problema?. Pues ejemplos como este, que han creado un problema a nivel mundial, cuyas consecuencias vamos a pagar todos los seres vivos, en general. Yo conozco alguno más, que si los juntamos con los otros más que conoceréis vosotros, os daréis cuenta de que son los suficientes, para que nos preocupáramos un poco y sobre todo si quisiéramos ser conscientes, de que la inmensa mayoría, de ellos no los hemos creado los seres humanos en general y por lo tanto seremos incapaces de resolverlos.

Si a todo esto, que debería ser bastante para preocuparnos, le sumamos la enorme cantidad de toneladas de productos químicos, que diariamente se extienden sobre la superficie terrestre, con la falsa intención según dicen, de favorecernos a todos los seres vivos que existen en la tierra, cosa que se ha demostrado que no es cierta, porque lo que si se está consiguiendo con ello, es que todos nosotros a la vez nos encontremos cada vez más débiles, porque todos los alimentos que consumimos, cada vez tienen menos vitaminas, minerales, etc., sencillamente porque los productos que utilizamos para alimentarnos, cada día tienen menos, porque los productos químicos que estamos utilizando para su desarrollo, después de un tiempo de ser utilizados, con la idea engañosa de que sean mejores, poco tiempo después se produce todo lo contrario. Y la consecuencia de todo ello es que, a partir de entonces todos los años tenemos la necesidad, si queremos que la tierra produzca alguna planta o animal, que sea interesante para nuestra supervivencia, tenemos que seguir curándoles y abonándoles con productos químicos, de los que según vaya pasando el tiempo, notaremos cada vez más sus consecuencias, reflejadas en enfermedades que cada vez más nos complicaran nuestra existencia. Y cuando vayamos al médico, que cada vez son más especialistas y por lo tanto conocen cada vez menos la realidad completa y general del cuerpo humano, para decirle que nos encontramos mal, con la idea de conseguir gracias a él una mejoría, no tiene otra solución que recetarnos para conseguir nuestra mejoría, que tomemos pastillas, inyecciones, etc. o sea, para curarnos de la excesiva química, que tomamos cada día de diversas maneras, nos receta más química, ¡fenomenal!. Según tengo entendido, existen una gran cantidad de personas mayores en el mundo, (millones y millones) que toman entre quince y veinte pastillas diarias.

 

Compartir:
Luis Rodríguez García