El Mundo Deportivo

Disfrute de nuestras publicaciones

El Mundo Deportivo

Sep 2, 2021 | Formación & Deporte

EL MUNDO DEPORTIVO

Y una vez hecho de una manera suave y agradable la introducción en el mundo del deporte, que cada vez se está haciendo más grande y extenso, esto hace que se complique todo. Y convendría que alguien relacionado directamente con el mundo deportivo, dijera algo sobre ello, con vistas a proporcionar un orden y control que tan necesario es en estos momentos actuales. Pero como veo que nadie va a aclarar nada, como siempre sucede en estos tiempos, voy a aportar mi granito de arena, por si le puede interesar a alguien. Y lo primero que debería hacerse, en mi modesta opinión, es dividir en dos partes o grupos, que les diferenciara totalmente, ya que hoy por hoy, no tienen nada que ver el grupo que corresponde a los profesionales, con los que practican el deporte amateur-salud. Pues podemos comprobar cada día, que lo que es dañino para el deporte de verdad, no es que tengan cierta unión, que les podría permitir caminar durante un tiempo más o menos largo mezclados por los caminos, porque eso le interesa al deporte profesional, pues la mala utilización de la palabra deporte, va a hacer posible poder seguir utilizándola, para que gracias a ello, seguir queriendo hacer ver, tanto a los deportistas como a los aficionados que están asistiendo y manteniendo con su apoyo personal, social y económico, que siga funcionando algo que no solamente no tiene nada de deportivo-salud, sino que está destruyendo la esencia del deporte en sí misma. Y esto es lo que quiero dejar bien claro, si es posible y me lo permitís, para que el deporte puro y sano, con sus más o menos imperfecciones, pueda seguir su camino en solitario como siempre lo ha hecho desde sus comienzos, con la sencilla y única idea de beneficiar a todas las personas que lo practiquen en las debidas condiciones. Pues este dato es muy importante a tener en cuenta, si queremos que no nos perjudique al no estar preparados para hacerlo. Porque si queremos iniciarnos en el deporte, o continuar en el que ya estamos practicando en la actualidad, tenemos que tener siempre en cuenta, el estado físico-mental en el que nos encontramos en ese momento, pues no es lo mismo y por tanto se necesitan distintos requisitos, como empezar una nueva actividad, que continuar con una que ya estamos practicando. Pues si es importante el peso, la edad, etc. que diremos del deseo y voluntad de querer hacerlo un día, un mes o durante el verano con la idea de entretenerse un rato o de perder algunos kilos que tenemos de más. Porque esto tampoco es hacer deporte, por que el deporte es tener dentro de uno mismo algo con lo que convivimos y sentimos y nos apetece exteriorizar, haciendo una serie de ejercicios físicos, buscando siempre coordinar y armonizar nuestras acciones con el deseo de perfección y con el propósito de que el conjunto de todos esos movimientos, nos ayuden a lo largo de toda nuestra vida, tanto física como mentalmente.

O sea, hablemos claramente y digamos las cosas como son: que tiene de común un partido de futbol de los tiempos actuales, por poner un ejemplo que todos conocemos, en el que alguno o muchos de sus jugadores, están dispuestos a hacer todas las cosas que sean posibles, tanto legales como ilegales, para marcar un gol como sea y ganar el partido. Que son los mismos sentimientos y deseos que exhiben los espectadores del partido, que para que gane su equipo, aceptan todo lo que hagan los jugadores de su equipo para vencer al rival. El único problema que les preocupa tanto a los unos como a los otros, es que esa acción que no es totalmente legal, no la haya visto el árbitro y así no pueda anular el gol. Qué tiene en común lo que acabo de decir con una prueba de atletismo, donde todos compiten individualmente por sus calles o parcelas correspondiente, que están destinadas para que cada atleta desarrolle sus diversos ejercicios, para que una vez finalizada la carrera, salto o lanzamiento, sea homologado oficialmente por un metro o un reloj, que darán fe de todo lo realizado a la perfección, de todo lo sucedido con anterioridad, exactamente medido. Lo que no permite ninguna duda sobre el resultado que estamos analizando. Y todo ello ha sido conseguido después de realizar una serie de bellos, coordinados y armoniosos movimientos, en los que han tenido que participar para conseguirlo, todos los músculos del cuerpo. Pues este hecho de participar todos los músculos y otras partes del cuerpo, es totalmente necesario para que exista esa armonía y coordinación, que es lo que produce la belleza final, por haberla producido de manera progresiva y conjunción total de músculos, que han intervenido cada uno a su debido tiempo con un movimiento continuo.

Para que una vez que haya acabado ese movimiento continuo, que es la prueba atlética desde el principio hasta el final, el espectador, después de haber gozado de esa belleza atlética, que ha supuesto esa acción continuada, sienta la plena satisfacción de haber visto algo digno de ver y de gozar y más todavía al confirmárselo con total  seguridad el metro  o el cronómetro. Y si esa vez no ha tenido la oportunidad de disfrutarlo plenamente, porque la medición no ha sido todo lo positiva que esperaba, tenemos después más oportunidades, para gozar de nuevo de la acción completa, con la idea de que esa nueva oportunidad, tenga un final más feliz, que nos lo ratificarán los marcadores oficiales.

Y así vemos perfectamente reflejado en el ejemplo del partido de futbol, donde tanto los jugadores como los espectadores, si fuera posible por sus deseos y sentimientos, que alguna acción nada clara, que se pudiera realizar, lo aceptarían tranquilamente por la necesidad de cubrir sus intereses, que tanto dependen de los resultados de ese partido. Que no tiene nada que ver con el sentimentalismo facilón, interés económico o sencillamente una mala visión del árbitro, que tiene que juzgar precipitadamente y por eso mismo no queda contento nadie. Y por lo tanto, el resultado del partido al no ser suficientemente claro, permite tener dudas lógicas que nunca son en beneficio ni con satisfacción mental, tanto de los jugadores como de los espectadores. Y sin embargo, el resultado final de la prueba atlética, siempre será aceptado por todos los atletas y espectadores en general, ya que la lucha deportiva por conseguir los mejores resultados en las competiciones o pruebas atléticas, son totalmente individuales. Para que cada atleta pueda intentar utilizar todas la posibilidades, que en ese momento pueda  Y así vemos con total claridad que el deporte actual (futbol, baloncesto etc, a la vez que otros muchos, que aunque son individuales, el dinero, les ha roto todas las virtudes que un día tuvieron) no tiene nada que ver con las virtudes que siempre ha reunido y reunirá el deporte atlético por excelencia y del cual han salido todos los demás, según los tiempos y situaciones por las que ha pasado. Y es por eso mi interés en no utilizar la palabra deporte en solitario, para nombrar algunos de ellos que no cumplen las reglas necesarias para serlo.

Pero esto mismo, no solamente sucede en España, sino en todas las partes del mundo donde existe el movimiento deportivo olímpico. Y para demostrar lo que acabo de decir, voy a contar lo que sucedía en Estados Unidos, en mis tiempos, en relación con el deporte olímpico por excelencia que es el atletismo, que en este caso deportivo al que me estoy refiriendo, era el que tenía el verdadero valor de todo lo que suponía el deporte a nivel mundial, porque destacaba de todos los demás en las olimpiadas. Y vemos que en todas ellas, los componentes del equipo olímpico de Estados Unidos, tenían casi una total renovación cada cuatro años, que era cuando se celebraban las olimpiadas. Pues los universitarios que participaban en los Juegos Olímpicos, que eran deportistas amateur, cuando acababan su carrera universitaria, el siguiente paso, era ejercer el título universitario que habían conseguido en la universidad correspondiente. Y como consecuencia de ello dejaban de practicar el deporte, de manera oficial, que les había llevado a la olimpiada, aunque supongo que alguno de ellos en su vida particular, lo seguirían practicando pues siempre les había gustado y les venía bien seguir practicándolo. Y así comprobamos que el deporte olímpico solamente tenía una preparación de más o menos intensidad durante los cuatro años que había entre olimpiada y olimpiada, que era más o menos el tiempo que duraban los estudios universitarios, aunque algunos otros, no muchos, pero libremente y por su propio interés, seguían unos años más hasta los treinta, más o menos, ya fueran unos universitarios y otros que ejercieran cualquier otra profesión.

Y fuera del deporte olímpico existían los deportes profesionales (fútbol, boxeo, ciclismo, etc.) y luego otros deportes que eran totalmente amateur, pero no cumplían las condiciones para participar en las olimpiadas. Pero como ahora ha desaparecido la condición de amateur, que era una de las principales que lo impedía, al cobrar dinero legalmente, todos los participantes de cualquier deporte, la cláusula principal que impedía participar en las olimpiadas, ha desaparecido, por tanto, todos los que practiquen cualquier cosa que hoy en día, le llamen deporte, pueden ser olímpicos, pues el deporte amateur ha desaparecido, porque el dinero lo ha hecho desaparecer, manteniéndose solamente durante un poco tiempo en las competiciones inferiores, donde el interés principal es conseguir cuanto antes, el poder jugar con los profesionales para ganar dinero lo antes posible. Y para demostrar lo que acaban de leer, les contaré la diferencia que existía entre los jugadores de la NBA de Estados Unidos, anteriores y los actuales. Pues en los tiempos anteriores, no se podía jugar en las competiciones de baloncesto de la NBA, hasta después de salir de la Universidad, o sea una media de 22 o 23 años. Por tanto de ese jugador se decía, que era baloncestista profesional, con más o menos experiencia, a partir de los 26 años. Hoy en día ya empiezan a destacar como profesionales a los 18 años. Y a los 20 años, se comen el mundo entero. El problema es que al cabo de unos años, entre otras cosas, tienen problemas digestivos, porque lo que han tomado para comerse el mundo, no hay quien lo digiera tan fácilmente como ellos se creían. Y así vemos claramente, que los únicos que pudieron ser verdaderamente olímpicos en los tiempos anteriores, fueron los jugadores de baloncesto universitarios, pero en estos tiempos actuales, todos los jugadores de la NBA, pueden participar en las olimpiadas además de ser utilizados, para atraer al público que asiste al espectáculo deportivo correspondiente para divertirse, para que tanto los empresarios como los jugadores puedan cada vez ganar más dinero,  por seguir practicando el espectáculo con el que entretienen a las personas que van a verlos competir unos contra otros, que son los que realmente en la actualidad mantienen el espectáculo, en lo que se ha convertido lo que antes llamábamos deporte. O sea, que mientras existan espectadores  seguirán habiendo espectáculos deportivos, de lo cual solamente se salvarán algunos deportes, que al no tener espectadores en grandes cantidades, todavía se mantendrán vivos, por el amor que le profesan sus practicantes, pero éstos siempre están con el interés puesto, en querer ser uno más, de esos espectáculos deportivos, para conseguir de esa manera el aumento de los ingresos económicos, al conseguir llevar más aficionados a verlos, al recinto donde lo practican, que tan necesarios son para sobrevivir y que hasta la fecha de hoy no han podido conseguirlo.

Y todo esto, es lo que hasta el día de hoy se sigue llamando deporte, que he comentado de manera generalizada. ¿Qué tiene en común esta forma de ver y practicar el todavía mal llamado deporte, con lo que yo he conocido en mis tiempos de juventud?. Pues absolutamente nada, porque el deporte es y siempre será fundamentalmente formativo y educativo en todos los sentidos, porque nos tiene siempre que favorecer en nuestro desarrollo, durante todos los años que vivamos desde el principio hasta el final, tanto física como mentalmente, a las personas que lo practiquen, sirviéndonos durante toda nuestra vida, desde los primeros hasta los últimos años. En la parte física ayudándonos a desarrollar y mantener nuestro cuerpo, según vayan pasando los años, para que este desarrollo y mantenimiento nos sirva para acoplarlo  a nuestra manera de vivir, con todas las ventajas que esto nos supondrá para poder disfrutarlo día a día, durante todo el tiempo que vivamos. Pero esta parte que es muy importante, no es la principal por la que tenemos que practicar deporte a lo largo de toda nuestra vida. Pues la que realmente va a formarnos y educarnos es la mental. Que nos va a enseñar a convivir con auténtico amor, para con nosotros mismos, tanto respetándonos para saber lo que queremos y podemos hacer, como hasta donde podemos llegar para conseguirlo. Y una vez conocido por nuestra parte, todo lo que nos interesa saber de nosotros mismos, podamos utilizarlo para poder llegar a convivir con las otras personas con las que nos relacionamos cada día, pues nuestra vida como seres humanos es comunitaria y no individualista. Y todo ello, tanto lo físico como lo mental, es lo que desarrollaremos al practicar el deporte en las debidas condiciones, o sea que si buscamos en el deporte el desarrollo físico y mental necesario, ya que ese tiene que ser el motivo fundamental, además de la diversión y el placer, por el que tenemos que practicarlo, obtendremos un beneficio enorme  para nuestra salud, tanto física como mental. Y por todas esas razones y por algunas más que ya os iré diciendo, quiero intentar conseguir con la ayuda de todos los que estén interesados en ello, que la palabra deporte, se utilice para definir solamente lo que realmente comprende que es muchísimo, para lo cual no tenemos que inventar nada, sino que nada más que darle a la palabra deporte, el significado que siempre ha tenido desde su principio, que es el suyo y nada más que el suyo. Que dicho de una manera muy simple: es la realización de una serie de ejercicios físicos, que al ser ejecutados por los seres humanos, éstos reciben dos tipos de beneficios. Primero: Por el hecho de ejecutarlos. Segundo: Todos los beneficios propios de o por haberlos practicado, que según mejor los hagamos, mas nos beneficiaremos con ello, ya que al realizarlos mejor en la práctica, ganaremos en coordinación, armonía, elasticidad, fuerza, resistencia y potencia etc. Para lo cual tenemos que conjugar indistintamente, pero con perfecta unión, tanto la mente como el cuerpo, lo que os va a permitir también mejorar enormemente en belleza, a todos aquellos que se dediquen a practicarlo, para que al ejecutarlo podáis conseguir, en base de todos los entrenamientos que hagan falta para disfrutarlo, ya sea de manera individual o colectiva. Y al conseguirlo podamos tener la seguridad total y absoluta, que nos confirmará que solamente es bello  aquello que es auténtico y verdadero.

Pues esta separación existe desde la antigüedad ya que se consiguió realizar en tiempos del imperio romano que para darle más fuerza al contenido de lo que se trataba de separar, se utilizó como nombre el lugar donde se realizaban y así se siguió llamando estadio olímpico al lugar donde se celebraban las olimpiadas y circo romano el lugar donde se desarrollaban todo tipo de juegos, luchas o batallas para entretener al público que asistía a ellos con la idea de pasarlo bien, viendo y disfrutando con lo que se les ofrecía, ya fueran matanzas de hombres, de animales, de animales y hombres y otras funciones como batalla navales, que fueran más o menos divertidas, con la idea de conseguir el mayor disfrute del público asistente al espectáculo. Y así vemos como las dos cosas eran totalmente distintas y por eso eran conocidas por los espectadores, como dos espectáculos o actuaciones totalmente distintas.

Y así comprobamos como las actividades que se ofrece en los recintos deportivos, marcan la diferencia de los espectadores que los van a ver, pues unos buscan encontrar en ellos la brutalidad y matanza, más o menos sangrienta, pero que era lo que les hacía vibrar en su interior y exterior, pues les hacía sentirse satisfechos con toda la sangre que veían derramarse con la muerte brutal en la arena, de todos los seres vivos que acababan muriendo o mal heridos.  Hasta conseguir acabar uniendo tanto a los artífices de la matanza, con los espectadores que veían el brutal y horrendo espectáculo, en sus deseos y sentimientos, lo que hoy en día nos parece un espectáculo totalmente desagradable, como no puede ser de otra manera. Cosa que en estos tiempos modernos, nos parecen de una enorme brutalidad por la manera que tenían de matarse unos y otros, sobre todo porque lo hacían con tanta facilidad. Y sin embargo nos parece bien, que los niños y jóvenes actuales con las máquinas modernas con las que luchan entre ellos, se maten con tanta facilidad con la que lo hacen diariamente  y a nadie se le ocurre preguntarse, de que manera va a acabar ese jueguecito, pues no les preocupa en absoluto y los resultados, aunque ya lo estamos viendo los veremos con más facilidad más adelante. Pero es que hoy en día la mayoría de la juventud del mundo entero, dedica mucho tiempo a pasar horas y horas jugando con el móvil o con el ordenador donde se dedican a desarrollar una serie de matanzas a una cantidad enorme de hombres, eso sí, sin que aparezca la sangre por ningún lado, pero muertos. Y esos muertos que en estos tiempos actuales, son de una enorme cantidad con respecto a aquellos tiempos antiguos, que nos parecían una brutal barbaridad, quedan grabados en la retina y la mente de los seres humanos, que junto a otras cosas de esta mismo índole, se van sumando a la cantidad de cosas desagradables que cada día ven en sus vidas, pues una característica de todos los juegos y diversiones de la época  actual, es la fealdad y oscuridades de todo lo que les rodea, y todo ello va formando la base y sostén donde se desarrollan sus años de juventud. Y todo eso nos parece normal y aceptable, que suceda en el ser humano, a la vez de que sucedan en todas las partes de la tierra ¿No os parece curioso, por lo menos?.

Y todo esto se produce en la soledad de las habitaciones, donde cualquiera de esos jóvenes es capaz de matar a ciento y cientos de muñecos, sin que ninguna de las personas mayores que les rodean, tenga ninguna objeción que hacer a la matanza colectiva que de una manera simbólica está ejecutando de ese joven, de manera solitaria, o luchando contra un amigo con la idea de pasar la tarde de una manera entretenida. Y esto lo hacen cada día millones de jovencitos en el mundo entero, más otras muchas cosas de este tipo que hacen siempre con la idea de matar el tiempo,  no vemos claramente que están introduciendo en la mente de todos ellos, el horror, la fealdad, la violencia y la muerte  de manera drástica y violenta, como cosa normal en sus vidas, viviendo tranquilamente entre todas ellas, sin que les produzca ningún sobresalto y desavenencia en su vivir diario,  con lo que todo ello va a suponer en su vida. Pero vamos a superar con creces, todo lo que nos parece horrible de los romanos, pues si en aquellos tiempos eran unos cuantos miles de espectadores que lo vivían, ahora va a ser casi la totalidad de la humanidad. ¿Qué les parece? Pero no se preocupen porque todo ello es simplemente una de las muchas casualidades de nuestro tiempo. Pero, sin embargo, nunca hacen nada con la idea de prepararles con una formación, disciplina y autocontrol de sí mismos, que redunde en su propio beneficio, para desarrollar su propia vida, en la idea de intentar vivir una vida más o menos feliz y luminosa cosa que podrían encontrar a través del deporte y más concretamente del atletismo o las competiciones atléticas, buscando encontrar en ellos la coordinación y agilidad en unos movimientos atléticos, que acaban con una belleza de movimientos activos, con los que  disfrutan tanto los espectadores como los que los practican, con la ejecución de los mismos. Entre otras cosas, siempre con la idea de eliminar de sus vidas, la soledad en la que se encuentran, de la cual solamente les es posible salir, para introducirse de lleno, en el triste y oscuro botellón, para rematar la fiesta. Lo cual, también es otra casualidad d nuestro tiempo, de las muchas que están sucediendo, en los últimos años.

 

Compartir:
Luis Rodríguez García