Deporte, Ayer y Hoy

Disfrute de nuestras publicaciones

Deporte, Ayer y Hoy

Ago 29, 2021 | Formación & Deporte

EL DEPORTE : Como formación y ayuda para vivir en mejores condiciones a todas aquellas personas que lo practiquen, durante toda su vida, para que les sirva y les sea útil en su desarrollo físico y mental.

Por lo que quiero empezar este escrito relacionado con el deporte, como practicante de él, dedicando un cariñoso saludo a todas aquellas personas, que a lo largo de su vida lo han practicado en el pasado, lo practican en el presente y en su plan de vida futura, tienen una predisposición real de seguir practicándolo, ya que aunque a veces no es posible físicamente, por lo menos que lo sea interiormente con el pensamiento y el deseo. Y por eso quiero dar mi versión, de lo que para mí representa el deporte en la actualidad, para conformarlo con mi pasado deportivo y sobre todo, lo que para mí en este momento tiene mucha importancia,  por lo que puede suponer en mi vida futura, que es, mi reincorporación al mundo deportivo, que es lo que quiero poner en marcha a partir del año que viene, si Dios quiere, pues quiero incorporarme a la competición deportiva.

Y lo primero que voy a hacer, es definir lo que según el diccionario de la lengua española es el deporte: recreación, pasatiempo, placer y diversión. Lo que me anima, en  primer lugar, a querer hablar del deporte de una manera sencilla, como podría hacerlo con   otros deportistas de mi época que quisiéramos confrontar nuestras opiniones, con los tiempos actuales del deporte en general, sin tecnicismos ni nada especial. Y por eso comienzo diciendo que para mí el deporte y por lo tanto la vida deportiva de todos los hombres, no es otra cosa, que sencillamente un sentimiento íntimo, de cada persona en particular, que tiene de una serie de ejercicios físicos en su interior, y que para realizarlos ya sea de una manera individual o colectiva y todo ello de manera generalizada, que quiere decir, tiene que alcanzar algunos ejercicios físicos más o menos conjuntados, por lo cual lo llamamos deporte. Que tiene tres variantes: Una el practicante  total, Dos el aficionado, que también a veces realiza dicho deporte para divertirse y Tres los espectadores que fundamentalmente se conforman con ir a ver el partido o las competiciones individuales. Y aunque las funciones que cumplen cada uno de ellos son totalmente distintas, son plenamente complementarias y necesarias para la supervivencia deportiva, en general. Sobre todo en estos tiempos actuales que el dinero controla y manda en todo lo relacionado con el deporte. Y así comprobamos que si los practicantes del deporte por si mismos, con su entusiasmo por practicarle le dan vida y fortaleza, los aficionados y espectadores con su unión y alegrías a la hora de celebrar sus triunfos, le mantienen vivo todo el tiempo que dure su unión para el bien de ambas partes. Y esta forma de entender el deporte o dicho de otra manera, mantener para consigo mismo., una vida donde el deporte ocupe una parcela importante en su vida, la he conocido yo, pues era la que existía en mis primeros años de vida deportiva y esa era la que me gustaba y me sigue gustando. Y no es que fuera entonces cuando se inventó, sino que venía de mucho tiempo atrás, y para decirlo con mayor exactitud, de los tiempos de los griegos, que hace que sea por lo menos más de 20 siglos, lo que ha permitido que haya tenido a lo largo de todo ese recorrido, todo tipo de vicisitudes y problemas para subsistir, como son: guerras larguísimas en el tiempo, calamidades generales, epidemias de todo tipo, etc. Esos tiempos que los vemos desde muy lejos, podíamos haber llegado a pensar, que habría desaparecido para siempre, por los años tan duros a los que estuvo sometida Europa durante muchos siglos. Pero sin embargo, sumergidos en esas oscuridades, se mantuvo dormido, solamente mantenido por unos sueños de amor  que siempre han existido en el ser humano, hacia algo que sea bello y hermoso, pero sobre todo, como siempre será el verdadero y autentico deporte o vida deportiva  de las personas, que siempre estarán sustentadas por el amor hacia él, que es lo que les permite vivir con la nobleza necesaria para vivir deportivamente. O sea, que no es practicar o realizar durante un tiempo más o menos corto al día el deporte, sino vivir todos los días de tu vida, deportivamente, ya sea consigo mismo, como para con el resto de todas las personas en general. Y por la importancia que debe tener todo lo relacionado con el deporte, para todas las personas que lo lean, sin necesidad de tenerlos que dar ninguna explicación, para que todos ellos lo entiendan claramente diré: que una cosa es vivir del deporte y otra muy distinta vivir para el deporte.

Pero por si acaso os queda alguna duda sobre lo que significa, vivir del deporte o para el deporte, os voy a contar un hecho real. Durante la década de los 60, mi vida deportiva como atleta la desarrollé en el Real Madrid, que fue al época dorada del Real Madrid CF, en la que ganó cinco copas de Europa seguidas. Y la relación del futbol con el atletismo no existía, si no exceptuamos algún contacto esporádico por algún motivo en concreto. Pues entonces las cosas, en todos los sentidos, eran mucho más sencillas que en estos tiempos, pero siempre existió  una admiración de esos grandes campeones, hacia los atletas del club,  porque todos sabíamos en que consistía ser un futbolista, aunque fueran campeones de Europa, y nosotros, los atletas, que solamente éramos campeones de España, aunque fuera con mucha diferencia con los otros equipos. Pero había una cosa muy importante, que ninguno de los componentes, tanto del fútbol como del atletismo ignorábamos, que consistía en que Alfredo Di Stéfano, que era el mejor jugador del mundo, nunca jamás podría ser olímpico, que en aquellos tiempos tenía una importancia enorme, sencillamente porque era un profesional del deporte (futbol).

Pero todo ello, nunca supuso ningún drama, ni trauma cerebral para Di Stéfano, pues desde que empezó a jugar al futbol en juveniles, siempre enfocó su carrera deportiva, con el afán de ir mejorando, para que según fuera subiendo su nivel deportivo y pudiera jugar al futbol en mejores equipos, fuera mejorando su salario económico, y según fuera ganando más títulos, él ganara más dinero, con el que le compensaban sus talentos y esfuerzos deportivos, como estaba especificado en el contrato con el Real Madrid. Y todo ello se desarrollaba jugando cada año con su Club, la Liga, la Copa de España, la Copa de Europa etc. Y sin embargo, los mejores atletas del Real Madrid, después de estar cada año, participando en más o menos en algunas competiciones atléticas, individualmente o a nivel de Club y otras a nivel Internacional, compitiendo con el equipo Nacional, contra selecciones europeas. La máxima ilusión, de todos los atletas, no solo de España, sino de todo el mundo, era participar en las Olimpiadas, que se celebraban cada cuatro años. Lo cual era un motivo de enorme orgullo para todos los participantes y los que ganaban cualquiera de las tres medallas de las pruebas atléticas en las que participaban, sobre todo la de oro, entraban en el Olimpo. Lo cual suponía para los atletas en general un orgullo, que compensaba todos los esfuerzos y sacrificios que conllevaba llegar a conseguir dichas medallas, sin echar en falta, de forma absoluta y necesaria, lo que recibían, los profesionales del deporte en general, es decir,  la compensación económica.

Y después de haber dedicado un agradable recuerdo a aquellos simpáticos tiempos, me introduzco de lleno en el hecho real que sucedió con Santiago Bernabeu en relación con el Real Madrid CF, donde empezó su relación con dicho club, como jugador de futbol, que algunas veces ocurrió, que antes de jugar el partido, tenían que colocar las porterías para poder jugar el partido correspondiente, los jugadores mismos, que lo cuento como curiosa e interesante integración al club. Y todo eso después de unos años que estuvo estudiando el bachillerato en el Real Colegio Alfonso XII del Escorial, para acabar la carrera de derecho también en el Escorial. Donde, por cierto, yo también estudié el bachillerato unos años después. Acabando siendo el más grande presidente del Real Madrid de todos los tiempos, que para conseguir ese título, una de las hazañas que tuvo que hacer, fue que el club presidido por él, ganara cinco copas de Europa consecutivas. Como consecuencia de ello, el Real Madrid puso su nombre al estadio donde normalmente juega sus partidos. Y por esto y otras cosas más  que podemos comprobar fácilmente, vemos como dedicó toda su vida profesional al club, siendo además de destacar como hemos visto, con éxito total y absoluto, del que se podría contar muchos hechos y anécdotas muy interesantes de su vida, ya que fue uno de los muchos ejemplos que puedo poner de aquella época, en la que muchos hombres totalmente desconocidos hoy en día, entregaron totalmente su vida al deporte de la manera más desinteresada que pudieron, claro que eran otros tiempos. Y   por todo ello y algunas cosas más que no vienen al caso, cuando falleció, dejando viuda a su esposa Dª María, el Real Madrid tuvo que proporcionarla una pequeña ayuda económica que le era necesaria. Pido perdón si el hacer público este hecho, he podido molestar a alguna persona por ello, pero he querido servirme de él, porque al ser Santiago Bernabeu una persona muy popular, no solamente en aquella época, sino también en estos tiempos actuales, es ideal para ponerle de ejemplo por sí mismo, para que veamos en él al hombre que durante toda su vida, tanto como deportista (futbolista) y como directivo, siempre destacó por su amor al deporte, más concretamente al Real Madrid y como consecuencia de ello, también exhibió una gran nobleza, dando con todo ello un ejemplo de honradez profesional de la que tanto carecemos en estos tiempos actuales, a su querido club (Real Madrid).

Pero aparte de Santiago Bernabeu, existieron en todas las provincias españolas, con más o menos intensidad en ejercer sus amores y deseos deportivos, otras muchas personas, que también se dedicaron a ejercer el amor al deporte en bien y servicio a otras personas. A los cuales quiero dedicar un cariñoso recuerdo, porque se lo han merecido pues dedicaron su vida a expandir por los lugares donde vivían, lo que siempre fue el amor de su vida, junto con todos aquellos pocos deportistas de aquella época que les acompañaban. Y entre todos ellos voy a destacar solamente a dos por no alargarme mucho y porque además son de los que tengo los datos más concretos, pero como he dicho anteriormente, en todas las provincias existían unas personas responsables y organizadoras, que ejercían con mucho gusto y placer su amor al deporte. Y las dos personas que quiero citar son: Comandante Fraga, para los amigos y conocidos “Manolo Fraga” (Coruña, Galicia). Manuel García, para los amigos y conocidos “Manolo García” (Asturias), que fueron las dos personas que dieron un gran impulso atletismo en aquellas dos regiones de España, dos grandes apasionados del deporte. Y por otro lado quiero hacer una mención especial, para todos aquellos atletas que nos pasábamos algunas temporadas juntos, durante el verano, mientras competíamos asiduamente en distintos países con el equipo de España.

Fuente documental imagen:
https://www.minyanland.com/pasado-presente-deporte/

Compartir:
Luis Rodríguez García