Diferencia entre Deporte y Espectáculo Deportivo (1)

Disfrute de nuestras publicaciones

Diferencia entre Deporte y Espectáculo Deportivo (1)

Sep 19, 2021 | Formación & Deporte

Diferencias entre Deporte y  Espectáculo Deportivo(1)

Y una vez que llegamos a este punto, comprobamos perfectamente que no tienen nada en común, el llamado deporte “en general”, de estos tiempos, con el Atletismo, al que se le puede sumar algún que otro más, que esté totalmente fuera del profesionalismo-dinero. Pero si seguimos estudiando con atención, lo que hoy en día es el atletismo, vemos perfectamente como está dividido en dos grupos atléticos totalmente distintos. Y así vemos que hoy en día, el atletismo más conocido, es el que está plenamente dedicado a producir, un espectáculo deportivo-atlético, con la única intención de divertir a los espectadores, que vayan a contemplar, las distintas hazañas de los atletas, durante las diversas competiciones que realicen en la pista. Y luego está, el que siempre ha sido y será, el único y verdadero atletismo, el que sencillamente tiene la misión de formar atletas, fundamentalmente con la idea, de que todos los entrenamientos, que realizan, más las competiciones entre nosotros, nos sirvieran primero, para formarnos como atletas, en nuestros años de juventud y una vez conseguido esto, nos ayudará a sentirnos cada vez más capaces de seguir desarrollándonos y formándonos, según fuéramos avanzando por los distintos estados físicos y mentales, por los que tuviéramos que pasar a lo largo de nuestra vida.

Y una vez demostrado, que son completamente distintos, vamos a comprobarlo, con más detalle, para verlo más claro. Pues en el primero, el atleta, está sometido a pruebas y controles, por parte de un grupo de profesionales los cuales, proponen y disponen, sin tener en cuenta apenas la opinión del atleta, sobre lo que él tiene que hacer para mejorar los resultados. Pero el siempre estará de acuerdo con ellos, sobre todo si los resultados son buenos, que es lo que les gusta. O sea, que lo único que interesa es, que el atleta consiga realizar unas buenas marcas deportivas, que le permita ser un Campeón. Pero de momento, todavía no se dice oficialmente, que el mérito de ese atleta al conseguir esas calificaciones, no solamente es suyo, sino que habría que repartirlo entre todos los profesionales que con sus conocimientos científicos, han contribuido a conseguir la medalla de oro.

Y sin embargo, en el segundo grupo, es el propio atleta, que como máximo con la ayuda del entrenador, es quien por su formación, disciplina y autocontrol, consigue realizarse como campeón, que es lo que verdaderamente es. Y la lucha individual y solidaria, que mantiene los primeros años de su vida, honesta y limpiamente, es la que verdaderamente le forma como hombre y atleta. Pues su verdadera lucha física y mental, es para conseguir acercarse lo más posible a algo que, aunque en un principio no sabe lo que es, según se va perfeccionando en su condición atlética, va poco a poco descubriendo sencillamente, que solamente es y tiene belleza en si mismo, lo que es auténtico y verdadero. Y esta belleza interior, al ser auténtica y verdadera acaba poseyéndoles y no solamente la compartirá consigo mismo sino que su ilusión es compartirla con todos sus compañeros, primero con los que realiza sus entrenamientos, para más tarde hacerlo con los que convivirá el resto de su vida, compartiendo con ellos todas las vicisitudes de su vida. Pero esta motivación, no es para que la disfrute, un solo atleta en su interior, sino para que sirva a todos ellos en general, pero de manera individualizada. Y todo esto no es otra cosa que el fuego del amor, que produce el mundo del atletismo, al disfrutar todos juntos del calor del fuego que calienta los ánimos de los practicantes del hermoso y verdadero deporte.

Y esta es la grandísima diferencia entre los dos grupos, ya que en el primero el único que triunfa, es el que sube al pódium y todos los demás se quedan tristes, al no conseguir la meta soñada, que hubiera sido triunfar para ganar más dinero a partir de entonces, por los buenos resultados que hubiera obtenido. Pero tanto uno como los otros, cuando acaban sus días de competiciones y espectáculos deportivos lo pasan muy mal, pues no tienen la preparación necesaria para vivir la vida humilde y sencilla, que normalmente viven los seres humanos.

Y sin embargo, todos los que han participado del autentico atletismo, durante su vida en activo se han preparado con los entrenamientos, competiciones y lesiones superadas o no superadas, para vivir la vida de atleta, sin actividad, que es mucho más larga y si no te has preparado, en los años de tu juventud, te resulta muy difícil superar. Pero el atleta que sabe y disfruta de lo que es el atletismo a la vez que disfruta de él, se prepara para vivir la vida. Con sus durezas en los entrenamientos, sacrificios por hacerlos, lesiones, que hay que superar, por si mismos, y sin ayudas extrañas, éxitos y fracasos etc. Si todo ello, lo mantiene durante unos años, que se realizan en plena juventud, todo ello os preparará para vuestra futura vida, pues lo hacen todos individualmente. Y todos los que llegan hasta el final, son campeones, porque todos se han vencido a sí mismos: Y mientras mantengan esa lucha contra ellos mismos, que han aprendido a lo largo de unos duros años de competiciones, siempre serán campeones a lo largo de toda su vida. Porque al fin la meta más importante, que tenemos que lograr, es llegar al final de nuestros días, en las mejores condiciones posibles, que es la medalla, que tenemos que tener más interés por ganar, que es ser atleta hasta el final.  Y que no nos suceda lo que les sucede a los campeones actuales, “que solamente están de campeones poquísimos años y luego viene la triste y oscura realidad de su vida”.

Pues  si estudiamos con detalle, lo que durante muchos años ha sido y sigue siento la base del deporte, que es el atletismo, veremos en los tiempos actuales, que cada atleta que se considera de alto nivel, necesita tener a su disposición un médico, un nutricionista, un psicólogo, un representante, un fisioterapeuta  etc. así y un entrenador, y supongo que la Federación de Atletismo algo tendrá que hacer por él. ¿Me queréis decir en que lugar se queda el atleta?. Porque sencillamente en la actualidad el atleta es la puntita del Iceberg,  que según está montado el sistema, es lo único que se puede cambiar, y el atleta sabe perfectamente que es lo único que va a cambiar en su momento, porque la base del sistema que es la base del Iceberg, es lo que siempre va a permanecer, con la idea de ir prefabricando más atletas de alta competición según se vayan necesitando para las futuras competiciones. Así vemos perfectamente que la situación actual del atleta, es totalmente distinta a la manera de cómo lo hacíamos nosotros, en la que el atleta con la ayuda del entrenador correspondiente, hacía una carrera deportiva más o menos larga y más o menos fructífera en éxitos deportivos. Y cuando acababan sus años  de competiciones deportivas, el atleta, seguía siendo atleta durante todos los años de su vida, a la vez que se preparaba para su futura vida de trabajo profesional, en la cual seguía progresando de nuevo cada día, en esa nueva profesión, donde se iba a desarrollar su vida a partir de entonces, pero siempre contando en su ayuda con la fortaleza y capacidad de conocimiento sobre sí mismo, que le habían proporcionado los entrenamientos diarios, y las competiciones que le habían ayudado a superarse a sí mismo, pero siempre basado en una conciencia personal, que le indicaba en cada momento, cuál era su valor real, ante la competición que de nuevo, iba a afrontar cada vez que surgían nuevos campeonatos nacionales o competiciones internacionales, pues su misma conciencia, que estaba confortada en su fuerza y conocimiento interior de sí mismo, se lo decía claramente, sin necesidad de tener que pedir ayuda a tantos ayudantes, que sin ponerse en la verdadera realidad de cada deportista, hacen sus cálculos sobre lo que interesa y se debe hacer, pero no a favor de la vida real de su protegido, como debería ser siempre, sino en su propio beneficio, que son los que les van a proporcionar a ellos, sus ascendientes mejoras en sus distintas profesiones. Y esto será siempre que todo vaya bien para el atleta, que serán las menos de las veces, porque si contamos las medallas de los éxitos, también deberíamos contar los fracasos y las desilusiones que han cosechado con una gran cantidad de atletas, que han quedado tirados, asqueados y resentidos, y con unas enormes depresiones para el resto de su vida.

Pero con resentimiento y depresiones, no creáis que solamente acaban los que han fracasado en su intento de conseguir éxitos deportivos, sino que también acaban con ellos, los que ganan las medallas olímpicas y esto sí que es mucho más terrible, pues a las grandes y continuadas felicitaciones, por la enorme cantidad de éxitos conseguidos, a lo largo de su vida deportiva. A la terminación de ella, él así mismo se contrapone, su verdadera realidad en la que se encuentra física e interiormente, o sea todo su organismo y no le gusta nada lo que ve y mucho menos lo que siente. Y esta situación tan negativa en la que se encuentran los grandes campeones olímpicos, la estamos viendo desde hace muchos años y algunos lo estamos denunciando sin ningún éxito, pues solamente lo podemos hacer a nivel particular con algún amigo en concreto, porque ni los mismos interesados están dispuestos a descubrirlo. Ya que en el fondo y esto es normal, todos sus éxitos sufrirían un gran deterioro y él personalmente saldría muy afectado, por la situación en la que quedaría, pero al no hacer nada por lo que ha hecho, el dolor se ahonda más y el que debía ser el campeón de la salud, se encuentra cada vez más inmerso en la dura tristeza de la realidad de la enfermedad, que cada vez le va a peor. Pues ese estado en el que se encuentra cuando se retira el gran campeón, es totalmente distinto, al que se creía que iba a acabar, como algunas veces estamos viendo, los que de alguna manera estamos dentro del mundo de la alta competición. Hasta que por fin, en ésta Olimpiada de Tokio 2020, con motivo de la gimnasta norteamericana (Simone Bales), ya se ha empezado a decir algo, que no tiene nada que ver con la realidad, porque la verdadera realidad es muy dura y no pueden decirla todavía porque temen sufrir las consecuencias. Pues antes tienen que ir preparando a la humanidad, “como si esto fuera posible”, para que todo eso un día se pudiera llegar a creer, que consiste en llegar a poder creer, que la ciencia pueda llegar a crear seres humanos, como quiera el científico correspondiente. Y esa parte de preparación mental, es la que están haciendo, con toda esa enorme cantidad de dibujos animado (feos, horrorosos e inhumanos) con lo que están intentando hacer creer a millones y millones de niños y jóvenes, que todo es posible, si el hombre se lo propone, para lo cual también utilizan mucho, el que se sirvan en su propio beneficio de la energía positiva que tenemos los seres humanos (cosa que es muy fácil de decir pero muy difícil de hacer), como con frecuencia se dice en los dibujos animados de la televisión, que todo es muy fácil de hacer. Que es lo más descabellado y absurdo, a lo que la mente humana puede llegar (nada es imposible, si te lo propones hacer) y otros eslogan del mismo estilo. Pero estamos en el principio, de algo, a lo que está intentando llegar esa ciencia (malsana y superegoista) de la que ya he hablado en la ventana de la Alimentación, que está al servicio de unos pocos, para aprovecharse del resto de la humanidad en beneficio de ellos.

Pero no se preocupen que no se me ha olvidado, “la Guinda final!, que tengo que colocar al pastel, que he preparado para todos vosotros, para el que quiera comérsela que se la coma y el que no la quiera que la rechace, por lo indigesto que le resulta digerirlo. La “Guinda”, consiste en lo siguiente: que después de comentar claramente, en que situación se van a encontrar la gran mayoría de los olímpicos de Tokio, y muchos  de las anteriores olimpiadas. Han pensado cual va a ser la situación en la que se van a encontrar: (los médicos, los fisioterapeutas, los psicólogos, etc) a lo largo de su vida, como consecuencia de haber ayudado con su conocimiento, a conseguir unos resultados físicos, que en conciencia no están de acuerdo, con las condiciones propias de cada atleta en particular y ellos lo saben perfectamente, pero a pesar de todo han seguido adelante, para mejorar en beneficio propio, con los resultado de los atletas, que de una forma u otra, los han conseguido realizar. Yo me quedo aquí, pero él que esté interesado en averiguarlo, que siga para delante y el que no, que se quede tranquilamente disfrutando del paisaje, de lo que ha visto hasta ahora. Yo, por si acaso, me quedaré contemplando los paisajes antiguos, los de mi época, para seguir disfrutando de ellos. Pues los siguientes paisajes que vengan a partir de nuestros tiempos actuales, corresponderán a los atletas que compitan en las grandes y espectaculares competiciones deportivas, para ver cómo han ido evolucionando los entrenamientos, hasta conseguir los físicos falsos y artificiales, que nos exhiben en la actualidad, en las grandes competiciones que se celebran por todo el mundo. Apoyados y consentidos por todas las grandes organizaciones deportivas, que se dedican a dirigir y controlar a todos ellos. Como verán la organización es casi perfecta y los resultado seguros. Seguiremos hablando pues el tema se lo merece y nos permitirá extendernos sobre él. Aparte de comentar el Deporte- Salud que es lo que realmente tiene verdadero interés para mí y tengo la confianza que también para alguno más  de vosotros.

Y es por esos motivos que os acabo de exponer, por lo que querría, si os parece bien, que ya que no se puede cambiar el título de todo lo que hoy en día se llama Deporte, lo que creo que si podríamos, yo a partir de este momento lo voy a hacer, es cambiarle el apellido, con la intención de dar una verdadera realidad a la palabra (deporte) que nos le describe con exactitud verdadera, como dije con anterioridad el Diccionario de la Real Lengua Española es: recreación, pasatiempo, placer y diversión . Y entonces podríamos denominarlo de la siguiente manera: Deporte-Salud y Deporte-Espectáculo. Y de esa manera, sabríamos perfectamente lo que íbamos a encontrar en cada uno de ellos, cuando fuéramos a verlos como espectadores, pero sobre todo y fundamentalmente cuando los practicáramos en nuestro propio bien. Y en esta definición  de Deporte-Espectáculo, encaja perfectamente lo que estos días se está celebrando en Tokio 2020. Donde por fin, después de muchos años de esperarlo, se empieza a hablar todavía, muy bajito y con mucha preocupación, por tenerlo que decir, porque ya no tienen más remedio. Que para poder superar los records anteriores, hay que estar dispuesto a aceptar todo lo necesario para conseguirlo. Y ya no es como antiguamente, que el propio atleta de acuerdo más o menos con su entrenador, iban proponiéndose unos entrenamientos, con los que quería intentar superar los resultados conseguidos con anterioridad. Pero todo ello, basado en su capacidad de desarrollar unas posibilidades que más o menos se podían intuir, además siempre teniendo en cuenta, su tiempo para entrenar y predisposición para hacerlo, importantísimo todo ello, además de sus estudios, alimentación, descanso, diversiones etc. Y todo ello como el deportista lo iba haciendo en el silencio del entrenamiento, las mejorías las iba disfrutando poco a poco a lo largo de los años y según las fuera asimilando, le animaba a seguir hacia delante, hasta que llegaba a un punto o situación en la que el mismo, tenía que decidir, si se creía con posibilidades para seguir hacia delante, para conseguir una meta más alta; Y sino seguía hacía delante, seguía practicando más o menos lo que hasta ahora había hecho, con la intención de seguir disfrutando de su deporte preferido, pues normalmente, le gustaba el deporte en general.  Y el que continuaba el camino de los entrenamientos con seriedad, con la idea de aumentar la intensidad en los entrenamientos para conseguir unas metas más altas, sabía perfectamente lo que había decidido y era a lo que aspiraba, pero siempre teniendo claro, que todo dependía de su propia voluntad, que era la que verdaderamente le iba ayudar a superar todas las dificultades que se iba a encontrar en el camino (lesiones, desilusiones, dificultades varias etc). Todo lo cual le iba a proporcionar la fuerza necesaria para poder vencer todos los obstáculos que le iban a surgir, a lo largo de su vida, primero deportivos, y luego todos los que surgieran a continuación. Con lo cual habría conseguido más o menos, todo lo que en principio se había propuesto, en esos años de juventud, ya hubiera conseguido ser olímpico, o sencillamente se hubiera mantenido en su puesto a nivel nacional. Y esto era de una manera muy sencillamente explicada, como se desarrollaba el deporte-atletismo en mis tiempos de juventud. Y ese atleta, cuando dejaba de practicar atletismo u otros deportes, estaba preparado en todos los sentidos, para vivir su propia vida, y poder convivir con todas aquellas personas que por unos u otros motivos nos rodean (familia, trabajo, diversión etc). Total y en conclusión, que el deporte había desarrollado y perfeccionado una serie de cualidades que todos los seres humanos tenemos dentro de nosotros, para que podamos vivir y convivir, entre todos juntos y por separado. Pero no nos olvidemos en ningún momento, que uno de los mejores regalos que recibíamos alrededor de los treinta años, cuando dejábamos de practicarlo, más o menos en serio, era que nos encontrábamos con una salud digna de elogio, para disfrutar a lo largo de toda nuestra futura vida. Referencia (entrenadores, directiva, todas aquellas personas que de una forma u otra vivían para el deporte).

Pero todo este sistema ha desaparecido pues apenas existe a nivel provincial y en lugares muy concretos y espaciados, donde todavía existe una persona que lo mueva más o menos adecuadamente, hasta que un día sea sustituido por un sistema organizativo a nivel mundial, que será apoyado por todas las naciones, lo cual permitirá, que se sientan muy satisfechos por los buenos y grandes resultados que se establecen en los distintos lugares del mundo. Para lo cual lo único que aportan fundamentalmente es dinero, con lo que consiguen una buena publicidad de todo lo que realizan, que es fundamentalmente siempre lo mismo. Como es por ejemplo aportar, además  una recompensa muy generosa para los atletas que consigan buenas marcas deportivas en las competiciones que ellos organizan. Y como consecuencia de ello se sienten honrados con los esfuerzos de los atletas, lo que les permite sentirse muy felices y contentos y de esta manera poder disfrutar de lo bien y fenomenal que lo hacen todos, pues todo marcha sobre ruedas, lo que se demuestra, cuando les colocan las grandes medallas a los vencedores. Y luego está otra zona nueva que antes no existía que cada vez va siendo más amplia y más importante, porque los resultados que consigue el atleta, cada vez dependen más de ellos, que está ocupada por: médicos, fisioterapeutas, psicólogos, representantes, entrenadores, etc., que son los que colaboran con el atleta para conseguir los buenos o malos resultados, que de todo hay en la viña del Señor. Y todos ellos presumen del resultado que ha conseguido su atleta gracias a la labor que todos ellos han realizado en su favor. Y después, por fin, aparece el atleta correspondiente que después de todas las ayudas fenomenales que ha recibido de todos ellos, consigue subir al pódium del estadio, para recibir la medalla conseguida por sus buenos resultados, la cual se la impone uno de los grandes y poderosos representantes del sistema, que ha sido establecido como demostración y reconocimiento público de su poderío deportivo.

Pero aquí está, sin embargo, lo grave para el atleta que sube al pódium del estadio, que después de subir tiene la seguridad total de que antes o después bajará un día de ese pódium. Y después de haber volado por los aires, gozando de todo su éxito entre las nubes del sueño, es muy duro volver a tener que andar por la fría realidad de la tierra, y es por tanto bastante difícil de aceptar. Y esta caída se puede producir de una manera más o menos suave o de una manera más brusca. Pero lo que si es cierto con total seguridad, es que al bajar del pódium, poco tiempo después, la única solución que tiene el atleta es intentar sujetarse a la tierra, pues tiene la convicción absoluta que nunca más volverá a despegarse de ella. A pesar de las atenciones y elogios, que alguna vez recibirán de los organizadores o algún político, cuando los necesiten para su interés particular, como ha sucedido, sucede y sucederá por todo el mundo. Y por eso mismo tenemos que tener presente, por lo que nos interesa a todos, no olvidarnos de como acaban los grandes campeones, unos años después. Y sin embargo todo ese nuevo y aparatoso sistema que se ha creado, con motivo del campeón, cuando éste baja del pódium, todos ellos se quedan en el mismo sitio que estaban.

Pero por el interés que tiene que tener para todos nosotros, quiero  hacer una referencia a la figura principal del espectáculo deportivo que estoy tratando, porque es la figura que más me interesa, ya que es la que  va a sufrir las consecuencias más graves en su propia salud, después de haber sido manipulados por una serie de consejeros, asesores y servidores, que los campeones creían que estaban a su favor y sin embargo era todo los contrario. Y por eso diré para quien le interese, que una vez que el campeón baja del pódium, al principio no es muy consciente de ello, pues entre otras cosas él tampoco quiere enterarse y esta extraña situación, que él no la conoce, le va haciendo introducirse poco a poco en la soledad y el miedo a enfrentarse a la realidad. “Pero éste es su problema”, que oirá por un lado y por otro, si él quiere oír lo que se dice de él. Y todo eso lo dirán fundamentalmente los que hasta hace pocos años serian sus consejeros, asesores y hasta los que creía que eran sus amigos, que equivocado estaba, pero solamente lo verá cuando ya no tiene solución, pues él se ha instalado a vivir en la soledad y el miedo y en esas condiciones no sabe vivir porque nunca se lo han enseñado.

Que es todo lo contrario de la situación en la que se encuentran, los que él creían que estaban unidos a él. Pues sus inquietudes y trabajos en esos momentos, ya no son para ayudar al antiguo campeón, sino que consiste en fabricar nuevos campeones, con los que hacer lo  mismo y repetir el ciclo anterior, ya que por la experiencia y confianza que han cogido con el antiguo campeón, les sirve para realizar sucesivos trabajos y siempre sin ningún riesgo para ellos, pues según van experimentando, les sirve para mejorar sus procedimientos de trabajo, pues le necesitan para mantener vivo el sistema organizativo de la fabricación de buenas figuras deportivas, que se necesitan para competir en los distintos campeonatos que se celebran anualmente y de ésta manera poder ir reemplazando a todos los campeones, que por una causa u otra se van retirando. Pero lo más importante de las experiencias que van recopilando, no son las del campeón, porque ésta salió bien, sino la de todos aquellos atletas que han pasado por las manos de muchos de esos entrenadores, consejeros, psicólogos y médicos, que después de estar durante años intentando algo que no consiguen, acaban abandonándoles, o sencillamente ellos abandonan después de sufrir mucho para no conseguir nada, porque les habían prometido algo que pudiera ser su solución de vida, pero que no llega nunca. Y todos ellos que son muchos, muchos, se retiran introduciéndose en el drama del miedo a la soledad de la vida en la que se encuentran. Y sin embargo todos los que hasta ahora les han controlado y manejado a su gusto, una vez que se los han quitado de en medio, lo volverán a hacer o repetir una vez y otra vez hasta que quieran, porque ellos no tienen ningún riesgo físico que les atemorice y les impida realizar su trabajo diario, hasta que por su edad o aburrimiento quieran retirarse, recibiendo un homenaje por los servicios prestados en bien del deporte y de los deportistas.

Compartir:
Luis Rodríguez García