Ser o no ser, esta es la cuestión, o sea, Rejuvenecimiento o Envejecimiento

Disfrute de nuestras publicaciones

Ser o no ser, esta es la cuestión, o sea, Rejuvenecimiento o Envejecimiento

Ago 31, 2022 | Formación & Deporte

Ser o no ser, esta es la cuestión, o sea, rejuvenecimiento o envejecimiento.

 

Y ahora que voy poco a poco penetrando en el tercer Periodo de mi vida, que como os he dicho va a ser el más completo y definitivo, os quiero intentar explicar que desde hace años estoy observando en mi mismo, sobre todo durante los últimos años del segundo Periodo, que según pasa el tiempo y cumplo un año más de vida, mi organismo y todo mi ser humano no lo refleja, como en las otras personas de mi alrededor, con las que convivo y trascurre mi vida cada día. Y esta forma de desarrollarme, consigue que toda mi persona, por ejemplo en los últimos veinte años de mi vida, toda la parte material, no ha avanzado esos veinte años más que refleja mi carnet de identidad, sino que mi apariencia tanto interior como exterior, es como si realmente hubiera vivido muchos menos años. Y sin embargo, mi cerebro no parece que funcione de la misma manera que la materia, pues según me parece, va a un ritmo normal con la edad, aunque quizás, me da la sensación de que va un poco más adelantado en su desarrollo, pues mi manera de pensar y razonar, a veces me sorprende a mí mismo, pues me encuentro en un estado de conocimiento tan adelantado, que no tengo más remedio que llegar a creer, que a veces he conseguido lo que os explicaba con anterioridad, cuando os comentaba en el escrito de la Página en la ventana de la Ilusión al hacer referencia a la suma y la multiplicación, en el que os decía, que para conseguir una buena salud, en nuestra vida, tenemos que ir sumando cada vez más hechos y acciones positivas, que nos permitan llegar a multiplicar sobre esas mismas obras, para que sobre ellas se desarrolle nuestra vida, alejando de esa manera de nosotros, todos los actos y pensamientos negativos de todo tipo, que intentarán  aparecer con la idea de querer restar, con la intención de llegar algún día a poder dividir, queriendo con ello poder destruir todo el avance positivo, tan enorme que hubiéramos conseguido con la multiplicación.

Y es por esa razón tan interesante, por lo que por tanto nos debería interesar conocer, a la grandísima mayoría de las personas que en este momento habitan en la tierra. Por lo que he dividido el último Periodo de mi vida, en dos etapas de veinte años cada una, y la primera la he dividido en tres fases, porque la quiero ir controlando lo más posible, pues me da la impresión, como ya lo anuncié, cuando hablé de ello, que voy a necesitar de mucha concentración y estudio de todas mis actuaciones tanto físicas como mentales,  para que no se me escape ninguna de mis acciones y reacciones, sobre lo que suceda, de aquí en adelante, siempre que sea destacable del resto de lo que suceda cada día, tanto física como mentalmente en todos los sentidos. Pues a pesar del poquísimo tiempo que ha pasado, desde que comencé el Tercer Periodo, estoy reafirmándome cada vez más en la lentitud de mi envejecimiento, de manera que lo puedo reafirmar con total seguridad, con respecto a las personas de mi edad, a la vez que también sucede con respecto a las otras personas con veinte o treinta años más jóvenes que yo, pues como ellos van subiendo hacía arriba, yo me mantengo casi en el mismo lugar. Y este hecho del que ya había sido consciente de todo ello, en el Periodo anterior, quiero en este nuevo Periodo, analizarlo y estudiarlo, con el más mínimo detalle, pues no solamente va a ser interesante para mí, sino que también pueda serlo, para todas las personas que puedan estar interesadas en conocerlo.

Por lo cual voy a retroceder en mi vida, hasta el año 2000, que es cuando compro la finca en Villanueva de la Vera, para que me sirva, tanto a mí, como a los que lo lean y les pueda interesar, ya que produce un enorme cambio en mi vida, pues me retrae a la vida del campo y vuelvo a querer recordar, mi corta vida, vivida en los primeros años de mi juventud, en mi pueblo natal, Villa del Prado (Madrid), que los entremezclo con los casi cuatro años, que vivo en Peñaranda de Bracamonte (Salamanca). Para después a partir de los diez años, vivir en un internado, primero en el Colegio Buen Consejo, en Madrid y luego en el Colegio Alfonso XII, en el Escorial, para luego vivir en Madrid hasta el día de hoy.

Y la impresión era, que según iba pasando el tiempo, se confirmaba, cada vez más en mi interior, que todo el terreno que rodeaba la finca, es decir, Villanueva de la Vera (Cáceres), era realmente fenomenal en todos los aspectos, pero la finca con todo lo que ella contenía, era totalmente distinta. Conteniendo en ella una casa y dos naves, la casa era más o menos habitable y las naves habían sido utilizadas para el servicio de la finca, y se encontraban en bastante mal estado, pues estaban bastante deterioradas.

Y existía además, en su terreno, una plantación de unos cuantos miles de cerezos madereros, que se encontraban en bastante mal estado, pues desde el principio de su plantación, no habían sido lo suficientemente atendidos, y estaban faltos de todo lo necesario para su desarrollo. Y lo demás de la finca, que eran bastantes hectáreas, estaban totalmente abandonadas a la buena de Dios.

Y todo ello me hacía recordar la enorme diferencia, que existía entre esta finca y los terrenos que mi padre tenía en Villa del Prado, que siempre habían estado muy bien atendidos, que consistían fundamentalmente en viñedos, olivares y huerta, los cuales, debido siempre a un buen mantenimiento, conseguían mantener siempre una buena cosecha y a ser posible produciendo siempre un poco más de lo que era normal. Y como no podía abandonar este barco (finca) a la deriva, pues nunca lo he hecho, con nada que estuviera bajo mi control. Lo primero que hice fue sustituir la enorme cantidad de cerezos, que estaban en malas condiciones, por otros buenos, y a la vez ampliar y acondicionar otras zonas de la finca, haciendo una nueva plantación de cerezos, por lo cual tuvimos que aumentar la distribución del riego por goteo, que se encontraba en bastante mal estado, y a continuación hicimos una serie de reformas en la casa para que fuera realmente habitable y se pudiera vivir en ella con bastante tranquilidad, al disponer de todas las necesidades para vivir.

Pero unos años después, me di cuenta de que toda la plantación de cerezos, que habíamos plantado, tanto los antiguos como los nuevos, no se encontraban en las condiciones que yo quería que hubieran tenido. Y eso sucedía porque la finca, no tenía las condiciones adecuadas, por el clima caluroso que existía en la finca en los meses de verano, que se unía a las escasez de agua y a la falta de mantenimiento, por parte del personal, que no era el adecuado para ejecutar los trabajos necesarios. Total, que viendo que el resultado del trabajo realizado, no era ni mucho menos el esperado. Hicimos una nueva plantación de nogales para madera, mejorando también las condiciones de la situación de la finca, sobre todo en lo referente al trabajo laboral, ya que fue contratado un personal de trabajo nuevo que vivía en la finca, que hizo posible una mejoría, que se mantuvo durante unos años.

Pero cuando se produjo realmente el verdadero cambio en la finca, fue hace siete años, cuando se puso Marisol al frente de todos los trabajos que se realizaban en la finca. Llegando a la situación en la que nos encontramos, después de unos años de duros trabajos, que fueron necesarios para transformar la finca y adecuarla a la situación general que se encuentra en la actualidad. Todo lo cual ha sido posible, por la nueva encargada, que en su día se puso al frente de la finca, que no solamente se encargaba de poner orden y control, sino que además, estaba al frente de todos los trabajos, que eran necesarios realizar, para conseguir el desarrollo adecuado de toda la plantación que en ella se encontraba. Por eso según vaya pasando el tiempo, seguiré comentando algunos hechos reales, tanto pasados como futuros, que hayan sucedido o vayan a suceder en la finca, donde todavía seguiremos haciendo muchas cosas y trabajos para si es posible, mejorarla todo lo más que se pueda.

Y una vez acabada la plantación de nogales, poco tiempo  después, comenzamos la plantación del membrillo, que va a acabar siendo el orgullo de todas las personas, que hasta el día de hoy, han trabajado para conseguir la transformación y desarrollo de la finca, haciendo del membrillo la fruta principal, que va a dar el verdadero valor a la finca, que un día comenzó siendo una tierra estéril, ya  que apenas tenía en su interior ninguna vida, que hiciera posible, mantener viviendo ninguna plantación que fuera hecha en ella, para conseguir el desarrollo de la misma. Pues tenían el principio de un comienzo de vida, pero después la propia tierra  y la escasez de agua, conseguían, que todo lo plantado en ella, acababa siendo destruido según iba pasando el tiempo.

Y toda esta historia rápida que acabo de contar de la finca, la he hecho con la idea, de dar a conocer algo que ha influido enormemente en mi vida, a lo largo de los últimos años, como no puede ser de otra manera. Pues cuando llego a tomar posesión de ella, acabo de salir de la quiebra de Larf S.L., al ser declarada su no existencia, después de estar metida en el Juzgado durante veinticinco años, o sea, de 1977 hasta el 2002, totalmente paralizada entre los montones de papeles, que todos ellos estaban cubiertos de polvo, por la cantidad enorme de tiempo, que llevaban sin ningún movimiento en alguna estantería o archivo. O sea, que es a partir de entonces cuando empiezo a luchar a pleno pulmón, para conseguir la total recuperación tanto de mi estado físico como mental. Y esta historia que acabo de contar de forma muy rápida, fue para mí de una grandísima experiencia, pues pude comprobar cómo es la realidad de todo ser vivo, que habita en la tierra, antes del debate final de la vida o la muerte. O sea, antes de llegar al final que a todos nos asusta, tenemos que luchar contra  nosotros mismos, para no dejarnos someter bajo la influencia de la enfermedad, o fracaso de todo tipo, intentando salir victoriosos de esa lucha, para introducirnos plenamente en la vida con salud, en la cual tendríamos que vivir el mayor tiempo posible de toda nuestra vida.

Y en esa lucha de las plantas por vivir, pude comprender para que me sirviera a mí mismo en mi lucha particular, el deseo de todas ellas por sobrevivir, con esa lucha que mantenían consigo mismas, por mantenerse victoriosas, al conseguir  algo de agua o comida, para intentar con ello, no dejarse someter por la enfermedad, que les producía la sequedad, que las altas temperaturas y la falta de agua le producían, viendo como primero la consumen la parte exterior (hojas, ramas etc), hasta llegar, a que si cuanto antes no tenía un riego, que la aliviase la fuerte sequedad a la que estaba sometida, para que gracias a ese agua que habría recibido en el último momento, había conseguido durante un tiempo alargar la vida, pero ¿hasta cuándo?. Porque la enfermedad de una manera más o menos intensa, ya había hecho mella en ella. Y salir de esa situación le costaría mucho trabajo, pues su vida (movimiento de vida continuada) durante ese tiempo, había dejado de existir coordinadamente. Y la única solución que existía en el caso de los nogales, con una casi total garantía de conseguirlo, (porque en el caso de los cerezos es imposible conseguirlo) es cuando llegue el invierno, darle una poda total, de tal manera, que el tronco quede a ras de suelo, sustentando la planta solamente con su raíz, que si ese invierno y primavera, estando enterrada la raíz, llueve con cierta frecuencia, brota un nuevo tallo, que en unos meses se pone precioso. Y por otro lado al arbusto del membrillo le sucederá lo mismo, que si la raíz está en buenas condiciones, a los dos o tres años, que siendo todavía un arbusto, ya empezará a dar los membrillos, con los que luego nosotros fabricaremos la carne de membrillo “García-Vallano”, para que sea el deleite de toda persona que lo coma.

Y todos estos conocimientos, que yo poco a poco iba disfrutando cada día, según iban pasando los años. Más otros más, que ya iré detallando, según vaya pasando el tiempo, que por diversos motivos sea necesario explicar, como consecuencia de que la explicación de mi desarrollo físico o mental, así lo requiera. Pues hay cierta similitud, entre el desarrollo de las plantas, con el de los seres humanos, lo mismo que también existe entre los animales y nosotros. Pero por otro lado, los seres humanos tenemos unas cualidades y propiedades, que solamente las tenemos nosotros, como son la inteligencia y la voluntad, que es lo que precisamente nos permite ser libres e independientes del resto de todos los mortales, de manera individual. Y todo esto y algunas cosas más, tengo que ir estudiando y analizando, según pasen los años, con la intención de llegar a conocer, si es posible, algunas de las cosas que han podido sucederme, para poder producir en mi persona, el que mi envejecimiento sea más lento de lo normal.

Y lo primero que compruebo, una vez que por fin he cumplido los ochenta años, que es la meta que yo me había impuesto hace muchos años, que era sencillamente, cumplirlos en las perfectas condiciones tanto físicas como mentales, en las que me encuentro, como he repetido más de una vez. Pero no es lo mismo empezar un nuevo Periodo a los cuarenta años, que empezarlo a los ochenta años, pues aunque yo me imaginaba, cuando faltaban unos años para acabar el segundo Periodo, que iba a ser mucho más duro desde el principio el tercer Periodo, si es que realmente lo podía empezar en las condiciones que yo quería. Reconociendo que no iba a ser nada fácil, ya desde el principio, pues la lucha que iba a tener que sostener ya desde el comienzo, contra mí mismo, por no dejarme llevar por las tonterías y las cosas absurdas que escuchaba a mi alrededor, que no solamente no me ayudaban a seguir, sino que si por ellos fuera, no tendría que hacer nada, porque no merece la pena, porque al final todos nos vamos a morir, antes o después. Y si por casualidad les contesto, que rara vez lo hago, enseguida dicen alguna tontería y se quitan de en medio, porque no saben qué hacer ni que decir. Pero la única realidad de todo esto, es que al final lo único que sucede verdaderamente que es cierto, es que como siempre me quedo solo, ante la decisión de seguir o no seguir hacia delante y siempre decido continuar hasta conseguir la meta final. Y es esa razón, la gran diferencia que existe entre el principio del segundo Periodo y el principio del Tercer periodo. Pues al empezar este último Periodo, ya hay muchas personas, unas más cerca y otras más lejos, que conocen porque se lo he dicho yo, lo que voy a empezar y que es lo que quiero conseguir con ello, si me es posible realizarlo. Y sin embargo cuando comencé el segundo Periodo nadie más que yo lo sabía, lo que iba a intentar llevar adelante. O sea, que el porqué y el para qué, solamente existía en mi cabeza.

Pero en estos primeros momentos del Tercer Periodo, quiero intentar conseguir algún indicio, sobre lo que a mí en este momento me parece una realidad, que es que aunque mi envejecimiento es verdad, también es cierto, que lo hago mucho más lento, que la enorme mayoría de los que me rodean, unos más o menos de mi edad y otros unos cuantos años más jóvenes que yo, y esta realidad la ven ellos y la veo yo también. Pero sobre todo ellos, que no encuentran una explicación a lo que ven en mí y muchos menos si lo que ven, lo comparan con cómo se sienten, la mayoría de ellos al comprobar, la enorme diferencia que existe entre ellos y yo. Y esta diferencia siempre ha existido, pues unos envejecían antes y otros mantenían durante más tiempo la juventud. Pues esto ha existido desde siempre, como otras muchas cosas, que permiten que los seres humanos seamos distintos unos de otros.

Pero el envejecimiento al que yo me refiero, no es un caso normal, de los muchos que existen en todos los lugares del mundo, donde unas personas se sienten más jóvenes y otras más mayores de lo normal, sin saber porque y mucho menos llegar a saber como ha sucedido. Y así compruebo cada día, lo que cada día es una realidad en mi vida, que después de acabar el segundo Periodo, he conseguido hasta este momento, un mínimo de más de veinte años de diferencia a mí favor, con respecto a las personas de mi edad y todo ello se produce, en el momento actual del comienzo del tercer Periodo.

Por eso mismo en el momento de empezar este tercer Periodo, mi planteamiento para vivir mi vida a partir de ahora, no tiene nada que ver, con cualquiera de las personas de mi edad, en orden con el Documento Nacional de Identidad. Y estas son las cosas, que quiero dejar bien claras desde el principio, para que luego no haya confusión ni malos entendidos. Pues mi vida va a ser una vida en desarrollo extensivo y con una actividad continuada, tanto interior como exterior, en este tercer Periodo, teniendo solamente la duda en este momento, de no saber hasta cuándo será posible mantener el movimiento continuado en extensión, para poder sostener el desarrollo activo adecuado en todos los sentidos y sin embargo mis compañeros de DNI, van a sentir y hacer todo lo contrario. O sea, el encogimiento y desactivación de todos sus órganos, para desconectar poco a poco, con todo lo que pudiera acercarles a su verdadera vida real. O sea, totalmente distinto a lo que yo aspiro cada día.

Por tanto lo que quiero decir, es lo siguiente. Que si realmente este tercer Periodo de mi vida, lo comienzo con una salud plena y total, como a todas luces demostraré, según vayan pasando los días y si Dios quiere, hasta los años. La conquista principal a conseguir en este último Periodo de mi vida, será mantenerme el mayor tiempo posible, alejado de mi envejecimiento. Lo cual supondrá para mí, mantener mi vida en la salud y vitalidad el máximo tiempo posible. Y este es el gran reto que me he impuesto a mí mismo, para conseguir sin falta, en la primera parte del tercer Periodo, que acabo de comenzar, que se compone de tres pequeñas etapas, de siete años cada una, que hacen un total de veintiún años. Y esto es exactamente todo lo contrario, que han hecho hasta el día de hoy, los seres humanos. Que cuando llegaban a la edad de la jubilación, o sea, la de 65 a 70 años, la grandísima mayoría de ellos, paralizan sus vidas, y como consecuencia de ello, el movimiento continuado  que ya se encontraba debilitado, poco a poco se iba frenando, y su vida, más o menos complicando, pues le aparecían problemas físicos y mentales, que antes no conocían, o si los conocían de antiguo, se le iban aumentando, según pasaban los días (años). Y como consecuencia de ello, el abatimiento y la tristeza se van apoderando de ellos y ellas y cada vez es más difícil salir de ese estado, que les va comiendo primero por fuera, su estado y su condición física y cuando esta parte exterior, ya no puede defenderse, es cuando empieza el ataque interior, a sus distintos órganos. Y es cuando a partir de ese momento, empezarán a ser plenamente conscientes de que están enfermos, porque han perdido la salud.

Y la diferencia entre todos ellos y yo, si todo sigue como sucede hasta este momento, será cada vez más ostensible y fácilmente visible, ante los ojos humanos. Pues ellos se habrán instalado con más o menos ganas, en lo que humanamente llamamos el envejecimiento de cada persona en particular. Y yo sin embargo, andaré con más o menos fuerza, pues hoy para mí es una total incógnita, luchando conmigo mismo, para mantener una madurez totalmente activa que me permita vivir en las mejores condiciones posibles. Y la salud y la vitalidad que quiero disfrutar durante esos años, tiene que ser un motivo de orgullo y satisfacción, para todas las personas que más o menos tengan mi edad. Para que pudieran llegar a pensar, que también ellas podrían conseguir, sino toda la ilusión necesaria para cambiar su vida, ya que algunos habrán entrado en ese estado tristón y aburrido, al que les conduce la falta de ilusión.

Para poder vivir los últimos años de su vida, en mejores condiciones  de las que se encuentran en esos momentos actuales. Pues si no pudiera llenarse de toda la ilusión que le sería necesaria, si podría llegar a recoger algunos rayos sueltos de esa ilusión, que tan necesaria siempre nos es, pero que en esos momentos nos lo son mucho más. Por tanto animaros y a por ello, que nos jugamos nuestra vida y la de todos aquellos que nos rodean, que también se merecen vernos con ánimos e ilusiones hasta el final. Y que diremos de todas aquellas personas, que hoy se encuentran entre los 50 y 70 años y los que por edad son muchos más jóvenes (20 – 50 años). Pero que algunos de ellos, ya en esas edades se sienten incapaces, para poder llegar a resolver por su propia cuenta, la cuestión de si “queremos ser o no ser”. Pues esto es, lo que verdaderamente tenemos que decidir, todos los seres humanos, en algún momento de nuestra vida. Lo cual consiste, sino lo hemos hecho antes, en que una vez que empezamos el Envejecimiento, nos quedemos hasta el final en él, o luchamos con ilusión y alegría buscando el rejuvenecimiento, para que nos dure lo más posible, ya que en esas edades, ya se encuentran bastante faltos de ilusión, que tan necesaria nos tendría que ser, para poder vivir una vida que la han materializado tanto, que la palabra ilusión, ya no saben ni que existe, con todas las consecuencias, que esa difícil situación supone para todos ellos. Pero para estos grupos, que son extensísimos, tantos los mayores, como los más jóvenes, que hoy día se extiende por el mundo entero. Precisamente por la enorme importancia que tiene, para todos ellos y el que no se encuentre en esa situación tan dramática, que dé gracias a quién crea necesario dárselas, pero a ese mismo, le pida la ayuda necesaria, para si es posible, que no caiga en ese pozo, triste y oscuro, en el que se encuentran algunas de las personas que conoce y que muchas de ellas están a su alrededor. Y luego también existe el grupo que va desde los primeros años hasta los 20, de los cuales hablaré, pero en el siguiente escrito. Y por estas razones y otras muchas, que según vaya pasando el tiempo, iré comentando con vosotros, es por lo que he titulado este escrito: Ser o no ser, esta es la cuestión, Rejuvenecimiento o Envejecimiento.

Pues en esto, como con todas las cosas que tienen un gran valor para todos nosotros. Primero tenemos que estudiarlo y analizarlo fríamente, para ver si vemos algunas posibilidades de conseguir el cambio hacia la verdadera vida, en las condiciones de falta de ilusión en las que nos encontramos y a eso tenemos que sumar, los ánimos y deseos, si es posible todavía, para poder conseguir después de varias sumas seguidas, llegar a realizar la multiplicación con todas ellas, que ojala sea posible. Y llegado ese momento, es cuando la Voluntad, que tendríamos que haber venido trabajando a lo largo del tiempo, se instalará con toda su fuerza y potencia, en nuestro interior, para dominar, si es posible todo nuestro Ser. Pues todo ello nos es totalmente necesario, ya que lo que buscamos es una realidad verdadera, con la cual podamos llegar a resolver la cuestión de si queremos ser o no ser. Pues esto es lo que verdaderamente tenemos que decidir. Que si una vez que empezamos el envejecimiento, nos quedamos hasta el final en él. O si mucho antes de llegar a ese punto dramático, luchamos con ilusión y alegría, buscando un rejuvenecimiento, que nos mantenga en ese estado el mayor tiempo posible.

Como veis el escrito que acabáis de leer, es tan importante para todos nosotros, que de momento lo vamos a dejar en este punto, sin final. Pues el tema es tan importante, para todas las personas, que estén interesadas en conocerlo más a fondo, como no puede ser de otra manera, tanto para todos vosotros como para mí, por la cuenta que nos tiene, ya que nos jugamos nuestro eterno futuro. Por tanto, seguir leyendo despacio pero sin pausa, para que podáis conocer vuestro día a día, que será el referente donde nos apoyemos para construir nuestro futuro, que será nuestra realidad mañana. Pero siempre manteniendo nuestra ilusión y alegría, en nuestra vida diaria.

 

Un saludo y hasta siempre.

 

Compartir:
Luis Rodríguez García